Entradas

Cena de Navidad Club Financiero Atlántico con Venancio Salcines

El 15 de diciembre de 2016 celebramos la cena de Navidad en el Club Financiero de A Coruña, acompañados del presidente de la Escuela de Finanzas, Venancio Salcines. Nos expuso toda su trayectoria de una manera cercana, original, amena y divertida, toda una “clase magistral” de motivación, ilusión y ganas. Con él hemos aprendido mucho y hemos sacado nuevas ideas para hacer las cosas un poco mejor, para mejorar nuestra acción profesional y para hacer también mejor la sociedad en la que vivimos.

¡Aquí os dejamos unas fotos! !FELIZ 2017!

Primer Open Space RedActiva

El pasado 1 de diciembre celebramos nuestro primer Open Space en WeKco (A Coruña), un evento fantástico que nos sirvió para intercambiar ideas, muchas de las cuales pondremos en práctica.

Si por algo se caracteriza RedActiva es porque nuestras actividades nunca son un brindis al sol, sino que siempre se acaban plasmando en “realidades”. Por esta razón, del OpenSpace celebrado hace unos días, sacamos en limpio, gracias a una “tormenta de ideas” excepcionalmente dirigida por nuestros socios Jorge Fente y Sandra Negreira, diferentes actividades e iniciativas que iremos poniendo en marcha en las próximas semanas.

Tenemos la gran suerte de ser un grupo de profesionales procedentes de los más diversos sectores, lo que nos sirve para complementarnos e intercambiar puntos de vista muy distintos y que siempre nos enriquecen. La visión de muchos siempre da lugar a resultados más fructíferos que la de uno solo.

Nuestra situación actual, nuestros retos, nuestra visión del mercado, fueron algunas de las cuestiones que debatimos y compartimos entre todos, en un evento de lo más dinámico y creativo, guiados por nuestra comisión de formación y eventos.

¡Entre tod@s seguimos avanzando! ¡Seguimos construyendo! El próximo encuentro, del que tendréis noticias, será la cena de Navidad en el Club Financiero de A Coruña, acompañados del presidente de la Escuela de Finanzas, Venancio Salcines. Os iremos contando 😉

 

La colaboración profesional en red. Por Roberto Alonso

Desde siempre, el hombre ha tenido la necesidad de comunicarse. El aprendizaje, el desarrollo del lenguaje, son aspectos esenciales que permiten la difusión de la información y el establecimiento de vínculos colaborativos.

Las nuevas tecnologías de la información hacen que las formas de comunicación se multipliquen y se desarrollen a través de múltiples formas de contacto. Ofrecen nuevos recursos, pero también retos. Así surgen lo que se comienza a denominar “redes” que nos permiten formas de comunicación más complejas y que inter-conexionan a personas con independencia de su ubicación geográfica.

Las redes sociales constituyen un intercambio dinámico entre personas, grupos e instituciones en contextos de complejidad. Un sistema abierto y en reestructuración constante permite interactuar a personas, pero también a grupos (comunidades) – de forma interna (entre miembros del grupo) y externa (con otras personas u otros grupos). Las redes se basan en las “tres C”:

Comunicación. La comunicación es esencialmente intercambio de información (entre dos o más interlocutores), a través de un sistema compartido común. Comienza por la formación de la necesidad de comunicar, la emisión y codificación, la transmisión, la codificación, la recepción, la decodificación y la interpretación por el receptor. Puede ser verbal, no verbal, escrita, etc.

Cooperación. Es el resultado de la acción desarrollada por grupos u organizaciones de personas que comparten un interés o un objetivo, y en donde normalmente se emplea metodología.

Comunidad. Conjunto de individuos o grupos que tienen en común e identifican  determinados aspectos, que tienen necesidades o problemas compartidos, y que se organizan para potenciar sus recursos o sus actuaciones, normalmente en base a una identidad común que la diferencia de otras.

Trabajar con redes profesionales es imprescindible para el éxito profesional. Podemos y debemos interactuar a través de aplicaciones diseñadas para la comunicación múltiple o para el trabajo colaborativo (LinkedIn, Facebook, Asana, Yammer, Twitter…), pero existe un ente, la “comunidad” que es el eje de la unión del grupo, equipo o red que se agrupa, que define reglas de juego (definidas específicamente o no), y que puede optar por uno o varias herramientas de comunicación.

Recientemente se suele asociar el término “red social” con las redes que se comunican a través de sistemas digitales (“on-line”), si bien siempre existieron “redes sociales” mucho antes de la aparición de internet.

Los usos habituales de las redes sociales son el mantenimiento de amigos o colaboradores, conocimiento de nuevos amigos o cooperadores, diversión o entretenimiento, y comunicación de colectivos organizados (empresas, clubs, organizaciones). Estos intercambios on-line pueden alcanzar diferentes niveles de interacción, desde meros contactos leves en los que no se avanzará jamás, hasta el establecimiento de relaciones profundas de colaboración, amistad o incluso relaciones afectivas intensas.

Bauman es un sociólogo que analiza la sociedad moderna, y nos apunta hacia la “sociología reflexiva” y la hipótesis de que el cambio social tiene que ser un producto necesario y dinámico. La relación entre la sociedad “sólida”: seguridad, contenidos, valores estables; y la sociedad “líquida”: movilidad, incertidumbre, relatividad de los valores es previa a la modificación de la realidad y la comprensión de que la vía del cambio es la única posible, necesaria y oportuna para evitar conflictos sociales y mejorar las condiciones de vida.

Bauman, al plantear la modernidad líquida, se refiere al proceso por el cual el individuo tiene que pasar para poder integrarse a una sociedad cada vez más global, pero sin identidad fija, y sí maleable, voluble. La identidad se tiene que inventar, crear, se tiene que moldear máscaras de supervivencia. Estamos en la era de la individualidad en términos de ciudadanía: los cambios vertiginosos que ha provocado la globalización, el crecimiento de la población mundial, el desarrollo de las TIC (tecnologías de la información), la evolución y expansión del neoliberalismo (entre otros factores) son causa de la problemática de la identidad en la modernidad líquida. Con las redes sociales y las TIC, las identidades globales, volubles, permeables y propiamente frágiles, oscilan según la tendencia que marca el consumismo. Sin embargo, esta identidad escurridiza nos hace cada vez más dependientes del otro, y es ahí donde se encuentra la esperanza de crear condiciones de crecimiento en términos de humanidad, conciencia colectiva por el bien individual a partir del común, en armonía con la naturaleza.

Las reflexiones de Bauman enfatizan que los vínculos son frágiles, y ello despierta sentimientos de inseguridad, y a la vez, deseos de estrechar lazos. Pero a la hora de la verdad, los lazos que se buscan no se desean excesivamente fuertes, ya que se deja abierta la posibilidad de desanudarlos. Hay desconfianza en las relaciones permanentes, ya que aparece el temor a la carga que puedan suponer y la posible pérdida de libertad. Es un nuevo escenario en que aparecen relaciones ambivalentes, y que ocupan el centro de atención de sus proyectos vitales, ya que se busca la satisfacción que se espera de las relaciones, pero a la vez sin compromisos a largo plazo.

Recogiendo estas ideas, se hace patente que la difusión de las TIC genera enormes oportunidades para la relación, que está muy presente en nuevas formas en cómo se desarrollan las personas individualmente o en grupos y en un cambio profundo en las relaciones y valores sociales, colectivos e individuales.

Pero en la sociedad “sólida” seguimos teniendo bases imprescindibles para el desarrollo: seguridad, valores perdurables, contenidos… por ello parece que la eficiencia en la dinámica de las organizaciones pueda estar en la combinación de lo “sólido” con lo “líquido”, el aprovechamiento de las TIC y de las nuevas oportunidades de comunicación con el desarrollo de relaciones de confianza que permitan grupos coherentes y unidos, trabajo en equipo real, y capacidad de recomendación.

En el mundo de las organizaciones, y en particular en el de las empresas, también están inmersas en un escenario muy diferente, derivado de la crisis económica y de los cambios demográficos, climáticos, sociales y de más factores, que requieren la adaptación para la supervivencia.

En este sentido, el uso de nuevas fórmulas “líquidas” se hace imprescindible para la supervivencia de las empresas, y en ello, se presenta una nueva necesidad, que se focaliza en:

Flexibilidad. Necesita adaptarse muy rápidamente a los cambios del entorno y a las acciones de los competidores. La subcontratación es una herramienta fundamental para la flexibilidad.

Costes variables. En realidad necesita costes muy bajos para ser competitivos, pero ello sólo se consigue haciéndolos variables y eficientes. La subcontratación es vital en este proceso.

Especialización. Es preciso actuar eficientemente en cada ámbito (finanzas, uso de las tecnologías, desarrollo de personas, marketing y ventas, etc.) y para ello las corporaciones de tamaño medio y pequeño tienen que recurrir a fórmulas que se puedan adaptar en coste y efectividad a sus necesidades.

Para los profesionales de la gestión empresarial, en cada una de sus posibles especialidades, surge una nueva realidad, y que tiene que ver con que las empresas no pueden soportar una estructura de profesionales “sólida”, tiene que tener una estructura de personas que reduce las relaciones jerárquicas, que es flexible y competitiva. Es por ello que es preciso reinventarse, formarse, adaptarse, evolucionar y capaz de actuar en esta nueva realidad. Los factores claves son:

Formación. Profundizar en su especialización, mejorar conocimientos teóricos, y adquirir experiencias prácticas más diversas.

Diversificación. Independencia de una única fuente de ingresos. El empresario usará al trabajador durante el tiempo necesario, no para siempre. El profesional debe de buscar varias fuentes alternativas de ingresos, y ello le obliga a hacer trabajo “comercial” de difusión de su oferta profesional al mercado.

Cooperación. Necesita cooperar con otros profesionales, para hacer acción comercial, para tomar decisiones, para ganar prestigio, para ofrecer paquetes de servicios completos a sus posibles clientes, para poder estar al día.

Es evidente que la constatación de esta nueva realidad es la que engendra el origen de RedActiva, organización que busca generar cooperación efectiva, a través de una comunidad que engloba a personas con intereses comunes, buscando múltiples fórmulas de comunicación efectiva que permita su desarrollo profesional y personal simultáneamente.

Pero en esta motivación se va más alla, se busca complementar aquello que no dan las redes sociales virtuales: confianza, posibilidades reales de recomendación y ser recomendados, aprendizaje, motivación: la preparación psicológica es fundamental en esta nueva realidad. Además, RedActiva intenta aprehender un dinamismo permanente, una constante construcción que evoluciona, aprende, corrige errores y se desarrolla, contando con la aportación de sus componentes, a los que se les pide generosidad y contribución para que el fin común sirva para sus objetivos individuales.

Bauman _91A9444